Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | MESHUGGAH en México: Latinoamérica a la vista, primer arribo en México

MESHUGGAH EN MÉXICO

8 DE NOVIEMBRE 2013 | CIRCO VOLADOR – CIUDAD DE MÉXICO

Por Raul Ulloa Romero

 

 

MeshuggahMéxico1

Meshuggah en México, foto: Andrés Escoto

Un día aparece una llamativa portada que invita a investigar, puede ser que se atraviese una recomendación ó bien las conexiones entre bandas te llevan de la mano hacia otra. El tema es que descubrí a Meshuggah y la primera reacción a esos sonidos perturbadores fue la necesidad de escucharlos en vivo; al igual ver esas pericias de frente sería fabuloso.

Fueron  dieciocho años de espera, tan largos como para imaginar decenas de escenas, de elecciones de canciones, de desarrollos individuales, de impactos globales; todo eso con el convencimiento de que sería lejos de casa, a la aventura en el extranjero (que siempre se antoja), ya que solo pocos más hacían quórum, si dentro del grupo de amigos éste era reducido, masivamente el asunto se diluía por completo.

No es un secreto, ésta banda no es del agrado del metalero promedio, tampoco suele serlo del recalcitrante fan del progresivo; curiosamente ha encontrado muchos adeptos dentro del Jazz, ese mundo de melómanos y de músicos de oficio, mismos que a lo largo de los años se han volcado en disfrute y reconocimientos a la obra de estos suecos. Tiene lógica, como el Jazz, las composiciones de Meshuggah son improvisación, pero también estructura, son expresividad y a la par un abrupto visceral. Estoy convencido que a estos cinco, el caminar en esas veredas laberínticas de la fusión, les facilitó descubrir ese hilo conductor entre su vocación y el instrumento, entre sus influencias y sus alcances como compositores. No olvidemos que estamos tratando con creadores de una atmósfera descomunal y amos absolutos en poner sazón a contenidos que van más allá de lo complejo.

En lo individual, Hakke es una columna vertebral que sostiene e impulsa a éste acorazado; Thordendal es el brazo derecho de Zappa, el izquierdo de Holdsworth; Hagström ejerce en el grupo ese necesario equilibrio entre lo inhumano y lo terrenal; Lövgren es un sobrio comunicador de lo interno, el lirismo y los desarrollos de un tema, no dejando de ser un apoyo constrictor; finalmente Kidman, el vocero de las húmedas y fétidas catacumbas.

Estábamos ahí, puntuales, cerca de ochocientos asistentes con una característica en común, un ansia muy particular, convertida ya en

Meshuggah en México, Foto: Germán García

Meshuggah en México, Foto: Germán García

lo expectante. Las luces se apagan, se encienden otras tenues y la pesadilla harto imaginada se vuelve realidad. “No despertemos al menos por un par de horas”, pensamiento colectivo.

En segundos se vuelve uno ortodoxo, inflexible, y quiere lo mejor, lo exige; al paso de los minutos el madrazo sensorial te ablanda y te deja en un contexto donde lo mejor es dejarse llevar, se convierte en lo único.

Sería una opción lógica abordar cada track tocado y escribir sobre ellos, pero la descarto ahora, primero porque muchos que en éste momento leen, son asiduos a la sorpresa, a no saber que se toca hasta el momento en que se vive, y eso hay que respetarlo; yo soy de los otros, los que mientras más información tengan, sacan a tono sus propias conclusiones.

Solo sepan camaradas que se vive un despliegue instrumental sin precedentes, nadie ejecuta y suena como ellos insisto y me refiero a la esencia de lo que hacen y como lo hacen, sí, ellos son pioneros de algo y en eso han hecho escuela, rúbrica y han ganado en exposición.

Hay diálogos, hay contubernio, ostentan alcances individuales prodigiosos y son curanderos anímicos para el escucha. No podrán moverse mucho, no lo sugiero;  es muy valioso el tiempo invertido en verlos individualmente y escucharlos como socios, la conexión al hacer esto es experiencia única, se los juro.

A todos los hermanos sudamericanos que ahora se ajustan el cinturón para el viaje personal les digo : Ánimo, aflojen el cuerpo y disfruten; más que un concierto, serán testigos de un suceso de enseñanza.

Una que seguramente nunca olvidarán. Larga vida a la música, larga vida a Meshuggah.

SET LIST:

    1. Swarm

    2. Combustion

    3. Rational Gaze

    4. obZen

    5. Lethargica

    6. Do Not Look Down

    7. The Hurt that Finds You First

    8. I Am Colossus

    9. Bleed

    10. Demiurge

    11. New Millennium Cyanide Christ

    12. Dancers to a Discordant System

    13. Mind’s Mirrors

    14. In Death – Is Life

    15. In Death – Is Death

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

[Live Review] Emperor: Y el infierno nos golpeó la puerta…

Chile

Fallece Juan Francisco Llagostera, bajista de la legendaria banda chilena Poozitunga

Chile

Foto: Ignacio Arnedo Foto: Ignacio Arnedo

10 Canciones Esenciales de Divididos

Artículos

Sticky Fingers confirma concierto en Chile

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL