Connect with us

Conciertos

Live Review | PREMIATA FORNERIA MARCONI: De los Apeninos a Los Andes

PREMIATA FORNERIA MARCONI

PREMIATA FORNERIA MARCONI

4 de mayo 2016 – Teatro CorpArtes

Review: Freddy Veliz | Fotos: Diego Mena

 

 

A fines de la década del 60’ y comienzos de los 70’, el rock comenzaba a experimentar cambios sustanciales, gracias a la inquietud y búsqueda de jóvenes, en su mayoría provenientes de escuelas de arte y/o conservatorios de música, que querían incursionar en nuevos lenguajes, así se iba gestando lo que se etiquetó como rock progresivo, un género que se alimenta de distintas vertientes, como una fórmula de innovación y creatividad. En Inglaterra bandas como King Crimson, Genesis, Yes, ELP, entre otras eran protagonistas de esta revolución sonora, hacia el territorio continental europeo, Alemania específicamente, surgía el krautrock con agrupaciones como Tangerine Dream, Kraftwerk, Neu! o Can por nombrar algunos. Mas hacia el sur en la península itálica, tampoco se quedaban atrás, y el rock progresivo calaba hondo con bandas como Le Orme, Banco del Mutuo Soccorso, Il Balletto di Bronzo, Il Rovescio della Medaglia, y probablemente los más importantes de esa generación, PREMIATA FORNERIA MARCONI, la agrupación más representativa del estilo proveniente de esa zona del orbe.

PFM son una de las leyendas vivientes de esa camada que marcó un hito en la historia del rock, y llegaron a Chile por primera vez, luego de 45 años de carrera. Una de las sorpresas más gratificantes de este año para los seguidores de este género, que goza de muy buena salud actualmente. Si bien a estas alturas los miembros han ido cambiando sustancialmente, manteniéndose el baterista Franz Di Cioccio como único miembro fundador, y el bajista Patrick Djivas como uno de los históricos (ingresó a PFM en 1974), la banda sigue en pie girando y grabando nuevas obras.

El Teatro CorpArtes, o Centro de Arte 660, fue testigo este 4 de mayo de este debut de los italianos en nuestro país. Un espacio de una arquitectura y condiciones perfectas para apreciar en detalle la descomunal propuesta de PFM, quienes a las 21:10 en punto, eran recibidos con una entusiasmada ovación, de las casi 900 personas asistentes.

Todo comenzó con “La Rivoluzione” del álbum Serendipity  publicado el 2000. Di Cioccio de inmediato comienza a demostrar su histrionismo, bailando, saltando, y con un par de baquetas en mano las levantaba  y golpeaba el atril dispuesto en medio del escenario. Un verdadero director de orquesta, que nos prometía comunicarse en italiano, porque no dominaba el español, pero que igualmente era más fácil de entender que el inglés, utilizado generalmente como un segundo idioma. Y el primer gran clásico llegaría con “La Luna Nuova” de L’isola di Niente (1974).

“Photos of Ghosts”, “Harlequin” y la inmensa “Il Banchetto” nos internaban en esos complejos arreglos, repletos de mixturas sonoras que van desde el rock, el folcklore italiano, la música arcana y renacentista. La agrupación se compone en su mayoría por jóvenes músicos, que provistos de un caudal de recursos técnicos, cumplen a cabalidad con las exigencias de una banda como los Premiata. El guitarrista Marco Sfogli, quien es parte de la alineación de los discos solistas de James Labrie (Dream Theater), cumple con la responsabilidad de reemplazar a Franco Mussida, quien abandonó el septeto el año pasado. A pesar de que se extrañó su presencia, Sfogli logra refrendar muy bien sus pergaminos ante la falta de uno de los fundadores del conjunto.

El violinista Alessandro Bonetti es otro de los que destaca, impregnando el aura docta en la peculiar propuesta de los italianos, su interpretación del clásico de Sergei Prokofiev “Romeo e Giulietta:Danza del Cavalieri” incluida en PFM in Classic: Da Mozart a Celebration (2013) fue simplemente magistral, provocando emociones que se fueron repitiendo por las mas de dos horas de concierto.

El multifacético Franz Di Cioccio deambula desde el micrófono a la batería, uniéndose a Roberto Gualdi, quien tomaba lugar en una mini bataca provista de dos timbales, una caja y los respectivos platos, complementando una base rítmica potente que llegó a su punto culminante en un duelo soberbio hacia el final del show.

Un público más bien recatado que fue más demostrativo en temas como “La Carrozza di Hans”, la contagiosa “Maestro della voce” o “Danza Slava” que finaliza con la imprescindible versión de la obertura de Guillermo Tell, para retirarse en medio de una ovación que los obligaba a volver, porque sabíamos, faltaban dos de sus más representativos clásicos, la solicitada “Impressioni di settembre” y la carnavalesca “Celebration” como broche de oro, con los músicos en una demostrativa actitud de estar extasiados por el recibimiento de los chilenos. Todos corearon un clásico incombustible que de alguna manera nos convoca a vivir la fiesta, a celebrar la vida, a celebrar una jornada que pasará a la historia como una de las más intensas del rock progresivo que hayan pasado por este lado de los Andes.

[gmedia id=381]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Nuclear, Lefutray, Dezaztre Natural y Hellman en un nuevo Metal Chaos

Chile

Hombres G anuncia su debut en Chile

Chile

Europe:  Escucha sus 10 mejores canciones más allá de “The Final Countdown”.

Internacional

KnotFest Chile: ¡Estos son los horarios!

Internacional

Advertisement


Connect
Suscríbete a #iRockCL