Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | STEVIE WONDER en Chile: Un show cargado de positivismo

STEVIE WONDER EN CHILE

10 DE DICIEMBRE 2013 | MOVISTAR ARENA

Por Freddy Véliz

freddy@irock.cl

 

 

STEVIE_WONDER-13Desde ese primer gran mega evento realizado en Chile hace ya 24 años, con un Rod Stewart que repletaba el Estadio Nacional, poco a poco comenzaron a visitarnos grandes leyendas de la historia de la música, convirtiendo a Chile en una plaza obligada en giras sudamericanas. Eric Clapton, Guns ‘N Roses, Michael Jackson, Roger Waters, Elton John, U2, Iron Maiden, Ac/Dc, son parte de una innumerable cantidad de importantes visitas. Tanto es así, que a la hora de hacer un recuento, se hace complejo encontrar cuantos faltan por venir, y entre esos, un nombre que sobresalía era el de Stevie Wonder, el afroamericano no vidente que comenzó su carrera a comienzos de los 60s cuando aún era un preadolescente (nada más y nada menos que en el sello Motown, principal referente de la música negra), y que rápidamente es considerado como un pilar fundamental en el desarrollo del Soul, el R&B y el Funk, con aderezos de melodías emparentadas con el jazz y el pop.

Stevie Wonder es un artista transversal, por lo tanto, respetado por músicos de cualquier género, y de eso al fin seríamos testigos la noche del 10 de Diciembre en Movistar Arena.

Cuando eran las 19:30 horas, ya se veía bastante movimiento en el Parque O’higgins, quedando en evidencia la gama generacional que llegaba a disfrutar de este soñado concierto. A las 21:20 horas y frente a un marco de público que repletó el Movistar, se escuchan los primeros sones del clásico de Marvin Gaye “How Sweet It Is (To be Loved by You)”, desatando la ovación inmediata, que aumenta con la aparición de Wonder con su teclado portátil. Es increíble como el artista logra desde el primer minuto una conexión que va fluyendo con el correr del show. Nos inunda de distintas emociones, impregnando además de una energía indescifrable en cada uno de los que estábamos ahí, como devotos feligreses que necesitan alimentar su alma. Con “Higher Ground” hizo que todos se pararan de sus asientos, cantaran y bailaran, con este corte funk del que Red Hot Chili Peppershiciera un exitoso cover a fines de los 80. Esta es seguida por “The Way You Make Me Feel” de Michael Jackson, en una versión arrolladora. Una banda de 14 músicos en el escenario era la que acompañaba al excelso artista, que nos emociona casi hasta las lágrimas en un sentido homenaje a Nelson Mandela con “Keep Our Love Alive” en una puesta en escena donde cuatro banderas sudafricanas son alzadas tras el músico. Con la emblemática “Overjoyed” nos erizó la piel con su asombrosa calidad vocal, que mantiene intacta.

Bromea con el público, nos hace partícipes invitándonos a corear y a seguirle el juego, se ríe de su condición de no vidente, lo seguimos con las palmas. Stevie nos entregó lo mejor de sí mismo llenando de colorido y una atmósfera de verdadera fiesta nos embargaba. El se empapa de su público, no nos puede ver con sus ojos, pero nos insta a hacer ruido para sentirnos y así seguramente vernos desde algún rincón de su alma.

No faltaron “Golden Lady” ni “Living for the City”, un maravilloso extracto de “Yester-Me, Yester-You, Yesterday” sacaba aplausos del público rendido ante el gran espectáculo que estábamos experimentando. Bromea con su hija Aisha Morris, que lo asiste en elSTEVIE_WONDER-5 escenario además de participar en el coro. Con ella a su lado interpreta la emocionante “Isn’t She Lovely”, inspirada justamente en el nacimiento de su primogénita, y publicada en su elogiado álbum de 1976 Songs in the Key of Life.

La revisión de su éxito “I Just Called to Say I Love You” es celebrada y coreada por todos en el Movistar Arena, y la algarabía del respetable llega a su peak cuando comienzan los acordes de ese tremendo clásico titulado “Superstition”, todos siguen a Wonder, ya sea cantando, bailando o simplemente fijando la mirada con absoluta emoción. Stevie, se da las licencias que quiere, detiene a la banda y decide interpretar otro de sus clásicos esenciales, los bronces se apoderan del ambiente y la magnífica y contagiosa “Sir Duke” detona una nueva ovación de sus fanáticos, la fiesta continúa, las chicas del coro bailan seductoramente desde su determinada posición en el escenario, una impecable interpretación, nos sabíamos privilegiados de ser testigos de este show que tantos años esperamos, luego sin pausa alguna Stevie retoma el comienzo de “Superstition” y se desata toda una fiesta en el público y sobre el escenario, donde sus coristas se pasean siguiendo ese groove característico de una canción considerada entre las 500 mejores de la historia. Así se ponía fin a un concierto soñado por muchos, un encuentro con una de las grandes leyendas vivas que aún se mantienen en actividad, con 63 años en el cuerpo y un arsenal de éxitos en 51 años de carrera, hacían de este uno de los shows imperdibles de este 2013, un año que ha sido de los más intensos en materia de conciertos, donde también tuvimos el debut, en el mismo recinto, de Bruce Springsteen, otro de esos viejos estandartes que estaban en deuda con nosotros.

Fueron veinte canciones donde repasó gran parte de su exitosa carrera, en dos horas exactas. Stevie Wonder nos trajo además de su innegable talento artístico, una noche donde nos irradió su positiva actitud, llenando de energía a cada uno de nosotros casi en un acto de sanación del alma.

Fotos: © Mariela Sandoval A.

[nggallery id=118]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Julius Popper presenta ‘Si no Cambio’ junto a General Paz y La Triple Frontera

Chile

Primus anuncia segundo show en el Teatro Coliseo 

Chile

Yngwie Malmsteen regresa a Chile en octubre

Chile

[Galería] Symphony X en Chile 2022

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL