Connect with us

Conciertos

Live Review | Tokyo Blade y Satan: Cita con los albores del Heavy Metal

Tokyo-Satan-10

20 de mayo 2016

Club Rock & Guitarras, Santiago – Chile

Por Freddy Veliz | Fotos: Cristian Carrasco

 

 

Rock y Guitarras, un local que no goza de la mejor fama como recinto adecuado para la realización de conciertos, menos cuando se trata de bandas internacionales, acogió una vez más un encuentro con la New Wave of British Heavy Metal, y salió airoso, despejando las dudas que siempre anteceden estos actos. Una noche que solo supo de metal de vieja guardia, de ese que mantiene la crudeza del underground, haciéndonos sentir por algunas horas partícipes de un viaje en el tiempo, a los años en que se gestaba un movimiento que vive hasta nuestros días. Dos agrupaciones icónicas nos entregaron un espectáculo que difícilmente pase al olvido. TOKYO BLADE debutaba en nuestro país con una formación histórica, a excepción del vocalista Chris Gillen, y SATAN que por tercera vez llegaba a Chile, segunda en el mismo nombrado recinto.

Para abrir esta jornada de guitarras afiladas los chilenos AXE BATTLER fueron los escogidos. El quinteto subió al escenario una hora más tarde de lo estipulado, y a través de riffs y solos compartidos a dos guitarras dominan los códigos con actitud y destreza. Manteniendo la esencia del género, su sonido nos recuerda a la dupla guitarrera Murray – Stratton de las primeras grabaciones de Iron Maiden, o toda esa camada de bandas que irrumpieron a comienzos de los 80 de las que nuestros invitados internacionales fueron activos protagonistas. AXE BATTLER logró dejar la temperatura a punto para lo que se venía, en especial cuando invitan al escenario a Russ Tippins (Satan) para interpretar el tema “Do It Loud” perteneciente al disco Out of Reach lanzado por Satan como BLIND FURY en 1985. Un momento sin dudas histórico para los chilenos, que si bien su música podríamos pensarla como un estancamiento en el tiempo, ya que nos proponen un sonido que se gestó hace más de tres décadas, logran retribuir al público con un puñado de buenas canciones.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas, el esperado debut de los británicos TOKYO BLADE se hacía realidad. La  agrupación liderada por el guitarrista Andy Boulton, que en los ochenta formó parte importante del movimiento de la NWOBHM, con sendos álbumes que deleitaban los oídos de una generación amante de las guitarras punzantes, las cadenas y porque no las laicras, los pañuelos al cuello y las poleras impresas con el sol naciente.

Night of the Blade, álbum publicado en 1984 es una de las excusas de este tour, si bien no fue interpretado en su totalidad como se había prometido, si fue la piedra angular en que se basó el setlist, manteniendo una intensidad que fue in crescendo mientras avanzaban los minutos. El vocalista Chris Gillen, que acompaña a la banda en el tramo americano de la gira, cumple su rol con resultados bastante satisfactorios, su voz es potente, con un registro que no difiere demasiado de lo que inmortalizó Vic Wright en el celebrado álbum (Recordemos que el tramo europeo contará con el histórico frontman).

Clásicos como “Death on Main Street”, “Someone to Love” y “Break the Chains” formaron la tripleta que dio inicio a un show dinámico, con un público que paulatinamente fue dando rienda suelta a corear cada uno de esos clásicos imperecederos de una época dorada para el heavy metal. Gillen fue el que llevó la batuta, haciéndose cómplice del público, instando a que gritáramos el nombre del conjunto constantemente. El resto de la banda solo se dedica a ejecutar desde su trinchera, algo parcos sin demostrar mucha cercanía con la audiencia que se abalanza en la mayor revuelta del show cuando suena “Night of the Blade”.

En son de tributo a Iron Maiden (sus colegas contemporáneos que lograron el mayor éxito de esa generación), extraen parte de “The Trooper” como introducción a “Sunrise in Tokyo” para despedirse con “If Heaven is Hell” dos clásicos del debut discográfico homónimo de 1983. Con la sensación de que el show continuaría quedamos con ganas de más, pero al parecer los tiempos eran acotados, y rápidamente comienza el cambio de instrumentos y la música envasada nos confirmaba que el paso de Tokyo Blade por Chile llegaba a su fin. Un show correcto, pero que dejó dudas con respecto al nivel de conocimiento del público hacia la carrera de los anglos, se extrañó esa efervescencia que si afloró luego con la próxima agrupación.

Siendo las 22:15 horas Brian Ross y compañía, traen de vuelta a SATAN a solo un año de su última presentación en el mismo local. Ellos se sienten en casa y entre los vítores de un público que los recibe con puños en alto cuando se da la partida con “Siege Mentality” del álbum Life Sentence publicado el 2013. Desde ahí todo fue un carnaval pagano de poderosos riffs que estimulan al público a mover sus cabezas y envolverse en caóticos mosh pit. Del mismo disco interpretan “Incantations” y de Atom by Atom, última producción  lanzada el 2015, la veloz  “The Devil’s Infantry” un corte que mantiene toda la sustancia de los primeros años de Satan.

Tokyo-Satan-19

La solidez del conjunto complementada con la impronta de Ross en la voz, que mantiene en envidiable forma, son una concesión segura de grandes facturas de metal de vieja guardia. “Twenty Twenty Five” y “Break Free” van desarrollando un acto enérgico, la empatía del frontman con la audiencia es clave para generar una recíproca entrega. Una de las observaciones que mas reflexión nos provoca, es la capacidad de Satan de cruzar generaciones, a pesar de ser una banda que no traspasó las fronteras del underground, y  dudamos que a estas alturas lo haga, convoca a una gran cantidad de público que seguramente aun siquiera nacía cuando la banda internacionalizaba su nombre que se divulgaba prácticamente en el boca a boca de ávidos metaleros, y fuera de todo mainstream.

Las infaltables “Opression”, “Trial by Fire” y “Blades of Steel” fueron los puntos altos de una presentación donde el sonido estuvo a la altura, con un ambiente de festejo y de evidencias nítidas de que el heavy metal clásico continúa con vida a través de estas agrupaciones que se niegan a colgar las botas. Probablemente nunca llenaron estadios ni grandes teatros, seguro siempre tocan en recintos o clubes pequeños, sus audiencias son cuantitativamente lejanas a las de bandas como Iron Maiden  o Metallica, pero hay algo que el público agradece, y es esa notoria honestidad y amor por lo que hacen. Décadas sobre los escenarios, con la fidelidad hacia sus principios intacta, formando una cofradía de seguidores que sienten el metal desde el corazón, donde las grandilocuentes expectativas de la industria no tienen cabida, porque la música y la actitud hablan por sí solas.

[gmedia id=404]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

James Hetfield se quiebra en el escenario en Brasil: “Me sentía un poco inseguro. Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda”

Internacional

Mute se presenta en Chile este 22 de mayo

Chile

Gaerea llega por primera vez a Chile

Chile

Absurd Creation presenta su nuevo disco “A Dance with Death”

Internacional

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL