">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

Nota: Freddy Véliz O.     Fotos: Pablo Aliaga y Synthya Marambio

 

El dúo chileno Frank’s White Canvas, compuesto por la cantante y guitarrista Karin Aguilera y la baterista Francisca Torés, están celebrando cuatro años de carrera, cuatro años durante los que han crecido enormemente, logrando ganar una buena cantidad de seguidores y un nivel pocas veces visto en bandas locales, con tan breve tiempo sobre los escenarios. Su nivel de profesionalismo, cuidados detalles visuales y un talento que brilla a todas luces en una propuesta que aun no sabe de discos largaduración, pero que no ha sido impedimento para cautivar a una audiencia creciente, que agotó entradas en su reciente celebración aniversario realizada en sala Scd de Plaza Egaña, o que las ha llevado a mostrar su música en el extranjero como Estados Unidos o recientemente en el Mad Cool Festival de Madrid, España. Evento al que llegaron luego de obtener el primer lugar de un concurso entre cientos de bandas, en el mismo país, para ser convocadas.

Cada concierto de FWC crea grandes expectativas, y lo del viernes no fue la excepción, con una sala repleta Karin, Pancha y Yeray Santos (guitarrista de sesión), van creando ambiente con una pequeña performance introductoria, antes de entrar de lleno al show con “Bullseye”. El público corea las canciones que ya se han incrustado en la retina de muchos de los presentes, un público bastante heterogéneo, tanto en gustos musicales como de rango etario. En las primeras filas podemos incluso ver algunos niños, que son claramente pequeños fans, que se conocen el repertorio al pie de la letra.

Karin es una frontwoman, que se adueña del escenario con gran efectividad, el control vocal y de presencia escénica son muy bien trabajados, incorporando vestuario y una conexión inmediata con el público, al igual que  Pancha, que siempre es un deleite verla golpear la batería con una magia que devela todo una impronta que le da identidad propia, sus movimientos constantes y expresivos añaden una riqueza visual al espectáculo que pocos poseen. La complicidad que se genera entre las dos artistas es poderosa, y conviven como un todo, que sería imposible separar.

El gran bagaje que han adquirido durante los años juntas, con un nutrido calendario de shows en vivo, queda de manifiesto en un concierto de gran factura, tanto a nivel de sonido, como en la entrega de cada una hacia el público, se vieron incluso más relajadas a la hora de expresarse con algunas palabras, agradeciendo y demostrando lo felices que se encuentran en estos momentos por lo que han ido logrando.

FWC no tienen un catálogo amplio, solo dos epés comprenden su obra, y con eso han sido lo suficientemente capaces e inteligentes, para ir escalando en un circuito tan difícil como el nuestro. En sus presentaciones siempre incluyen algunos covers de sus influencias, y este viernes nos regalaron sendos y personales homenajes con versiones de “Teenage Angst” original de los ingleses Placebo, “Beat It” clásico de Michael Jackson,  “House of Wolves” de My Chemical Romance o “Mad World” de Gary Jules.

En su acostumbrada sección acústica, donde van a la raíz primaria de sus creaciones, nos revelaron una nueva canción, que está en proceso de maquetas aún, pero quisieron compartirla con sus seguidores, “Play” es el título de esta y sacó aplausos de la audiencia, que se emociona con cortes como “Damage” y en especial “Tuesday Morning” que Karin nos cuenta su origen, creada luego de la muerte de su perrita, y dedicada a todos los amantes de los animales.

El show prosigue con una dinámica que no deja espacios a respiros, y que finaliza con globos que caen desde el segundo nivel, y explosiones de papel confetti, otorgándole al concierto, un ambiente de celebración, que nos deja un sentimiento de esperanza en lo que se viene para la banda a futuro. Un crecimiento palpable y que aun le resta camino por recorrer, en los próximos meses ya tienen fechas como teloneras de las legendarias L7 junto a la guitarrista Cler Canifru en el Club Chocolate, y este fin de semana se confirmaron como show de apertura para los ingleses Nothing But Thieves, mañana martes 4 de septiembre, en el Teatro Cariola.

Un futuro que se ve cada vez más prometedor, para un dúo de chicas que tienen una película bastante clara de lo que aspiran, y paso a paso, con profesionalismo y talento han ido construyendo su carrera que ha dado los frutos necesarios para estar entre lo más importante del pop rock chileno actual.

Comparte esta noticia
20

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.