Connect with us

News

Bikini Kill : el debut de las pioneras del riot grrrl en Blondie

“Artistas como Bikini Kill, siempre son necesarias para que el discurso no se debilite, y siga aun con más fuerza, como debe ser el rock and roll”

Por Freddy Véliz O

Coincidiendo con la víspera de una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer, tuvimos la presencia de una banda icónica en la historia del punk rock de temática activista feminista. Pioneras en el movimiento conocido como Riot Grrrl, las norteamericanas Bikini Kill debutaron en suelos chilenos, un acto que hace algunos años era impensado. 

La banda se formó a comienzos de la década de los noventa, y su trayectoria terminó en 1997. Fueron siete intensos años en que dejaron una marca insoslayable, influenciando a cientos de jóvenes mujeres a tomar un instrumento y hacerse un lugar dentro de un circuito dominado por los hombres. Ese fue el objetivo central que se impuso Kathleen Hanna, cantante y compositora principal del conjunto, al momento de fundar Bikini Kill junto a la baterista Tobi Vail. Kathleen Hanna participó luego de otros proyectos, para ya entrados los 2000 alejarse de los escenarios, borrando cualquier futura reunión de las Kill. Pero el 2019, pillándonos de improviso, anunciaron el regreso en gloria y majestad de la banda con sus miembros originales, a excepción del guitarrista Billy Karren, y nos sorprendieron a fines del 2023 con la noticia de su primera gira latinoamericana, que tendría su paso por Chile ayer 7 de marzo en Club Blondie.

Foto: Ni vivo ni Muerto y @garygophoto

El subterráneo recinto capitalino recibió a las chilenas Sin Lencería, quienes vienen desarrollando una firme carrera en el underground desde hace más de una década, y quedó reflejado en una intensa presentación de apertura, con mucha actitud, el cuarteto de mujeres, siendo fieles a su discurso directo, grito feminista y críticas al sistema político, tuvo una gran acogida desde el aforo que poco a poco se iba repletando mayoritariamente de mujeres, como era de esperar en una cita del contexto musical al que estábamos invitados.

Luego del intermedio, no se hizo esperar el efusivo recibimiento hacia una banda de culto de los noventa. Bikini Kill , corrieron en paralelo al movimiento grunge, no lograron la popularidad de bandas como Nirvana, Soundgarden o Pearl Jam, pero dejaron un legado a la altura, reconocido incluso por esas otras bandas legendarias. Impusieron himnos para toda una generación y el tiempo les ha ido acomodando un sitial importante en la historia.

Kathleen Hanna, Tobi Vail, Kathi Wilcox y Sara Landau se toman el escenario, llenando de color con sus vestimentas, y arremeten con la clásica “New Radio”, el público saltando va transformando el ambiente en una fiesta del rock and roll más crudo y directo. Hanna es una frontwoman cuya voz se siente fresca y poderosa. Parecen no perder energía con los años, y nos ofrecen un espectáculo sobrio desde la puesta en escena, pero contundente en canciones que van sucediéndose una tras otra casi sin pausas. La versatilidad de sus integrantes se grafica cuando Tobi sale de sus aposentos tras los tambores, para tomar el lugar de Kathleen en el micrófono, Wilcox se acomoda en la batería y la cantante se posiciona en el bajo, e interpretan “I Hate Danger” y “In Accordance to Natural Law”, en uno de los momentos de mayor intensidad, con Vail cantando magistralmente y mostrando que tiene grandes dotes también desde la voz. El intercambio también se repetiría más tarde con magníficas interpretaciones de “For Only” y “Distinct Complicity”.

Foto: Ni vivo ni Muerto y @garygophoto

Una jornada de diálogos y real empoderamiento de estas mujeres sobre el escenario de Blondie, que recogen lo más granado de su catálogo discográfico entre las que destacamos “Carnival”, “I Like Fucking” ,“Reject all American”, “Alien She”, “Sugar” o la frenética “Hamster Baby”, entre otros clásicos que la agrupación ha impuesto como un sello indeleble, lleno de ira y poder femenino.

Kathleen Hanna es toda una figura dentro de la escena underground estadounidense, junto a Tobi Vail, han sido parte del circuito de creadoras y escritoras de fanzines, partícipes del activismo como bandera de lucha de las mujeres, además de toda su faceta como músicas que les ha permitido llevar el discurso fuera de sus fronteras y dejarlo como legado. Para el final nos tenían preparado un encore con dos grandes clásicos como “Doble Dare Ya” motivando al público a corearlo todo, antes de expulsar fuera “Rebel Girl”, el himno por antonomasia de la banda y de toda una generación feminista que han tomado este clásico como una declaración de principios de revolución y sororidad. Un final épico con el público cantando y  saltando con sus manos elevadas cerrando un encuentro esperado por décadas. 

Las últimas palabras de Kathleen antes de despedirse, fueron la promesa de volver pronto, al menos se notaban sorprendidas por el recibimiento, el público cumplió con un comportamiento en función de la experiencia que se vivía en las profundidades de Blondie, y esperamos que regresen, porque al parecer la banda volvió al ruedo para seguir liderando una batuta necesaria en un circuito, donde si bien ha habido avances respecto a los derechos de la mujer, aún falta bastante por recorrer, y artistas como Bikini Kill, siempre son necesarias para que el discurso no se debilite, y siga aun con más fuerza, como debe ser el rock and roll.

Written By

Esta noticia fue publicada por el área editorial de iRock.CL

Destacado

Airbag confirma concierto en el Teatro Caupolicán

Chile

Arte Oscuro: Las Pinturas que Inspiran al Metal Extremo  

Artículos

Mägo de Oz: Fiesta pagana en Santiago

Conciertos

El Perfil de un Asesino estrena su primer álbum homónimo

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL