Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | MONO: Sonoridades ilimitadas desde el sol naciente

Mono-11

Mono en Chile

Invitados: Akineton Retard

3 de agosto 2015 | Teatro Nescafé de las Artes

Review: Freddy Veliz | Fotos: Cristian Carrasco

 

 

Formados hace 16 años en Tokio, MONO ha ido forjando una carrera dentro del circuito del post Rock y el shoegaze mundial, haciéndose un nombre entre íconos del género como los escoceses  Mogwai, los ingleses Catherine Wheel o los islandeses Sigur Rós. El cuarteto nipón llegó a Chile para deleite de los amantes de un estilo que ha sabido perdurar en el tiempo, siempre sorprendiendo con esa búsqueda incansable por desafiar los límites de la distorsión sonora en base a efectos y sesudas atmósferas que atrapan al oyente en una experiencia muchas veces catártica.

Una banda que a pesar de no ser muy conocida en el medio nacional, si tiene un séquito de fanáticos del estilo que esperaban por verlos en este lado del mundo.

Para la apertura los chilenos AKINETÓN RETARD, tuvieron la responsabilidad de calentar motores con su propuesta vanguardista, que ha ido mutando últimamente hacia sonidos más emparentados con lo afrolatino, sin caer en obviedades, siempre insertos dentro de su exquisita manera de ensamblar elementos estilísticos, que terminan en esquizoides sonidos y compases sincopados. Como acostumbran en cada actuación, su música atrapa y estimula nuestros sentidos con su riqueza instrumental. Muchos de los presentes, probablemente no conocían a los nacionales, que con cortes como: “Come on Lenny!”, “Jason Torelli”, “Loop” o la clásica (como ellos mismos presentaron) “Morricoleman”, dejaron claro el tremendo nivel que han alcanzado en 20 años de trayectoria y seis discos bajo el brazo. Una presentación centrada en su nueva placa titulada Azufre, y que sirve para ampliar aún más los oídos receptores de tan exquisito planteamiento musical.

Siendo las 21:40 de este Jueves 3 de Septiembre, caen las luces y los cuatro integrantes de MONO aparecen en la penumbra del escenario, y entre una pared de amplificadores se ubican, el baterista Yasunori Takada; la bajista Tamaki Kunishi y sentados en un par de pisos en cada costado, los guitarristas Takakira Goto y Hideki Suematsu para comenzar a adentrarnos desde la minimalista melodía de “Recoil, Ignite” de su última placa titulada Raise of Darkness, que va in crescendo hacia unas explosivas y desatadas guitarras que nos envuelven en un muro sonoro del que no podemos evadirnos.

Sonidos que atrapan en un sinfín de sensaciones hipnóticas, densas, intensas. Los músicos, en un estado de plena compenetración, no dirigen palabra alguna hacia el público, no hay saludos ni agradecimientos, menos  la típica frase zalamera a la que recurre el común de los artistas que nos visitan. Los japoneses solo se remiten a tocar y hacernos sentir exploradores a través de sus sinuosas e intrincadas estructuras musicales. Tamaki, por momentos deja el bajo para tomar posición en el teclado, desde donde es capaz de sacar melodías que van dirigidas directamente a nuestras emociones, como por ejemplo en “Kanata” corte de su álbum 2014 The Last Dawn.

Un concierto con aires de culto, por lo que significa arriesgarse en un número como este, cuyo nicho es más bien reducido, pero de una fidelidad que en algo asegura una considerable convocatoria . Los que asistieron pudieron apreciar en aproximadamente una hora y veinte minutos, y siete extensos cortes, una muestra fidedigna de la trayectoria del cuarteto de Tokio. Donde confluyen la psicodelia, el minimalismo, el noise, entre una gama inmensa de detalles y sonidos que nacen de la experimentación y los improvisados juegos de efectos, como el uso del delay, que aporta a esas lisérgicas sensaciones de estar sumidos en un estado onírico y de flotación.

Con “Everlasting Light” de Hymn to the Inmortal Wind (2009), se retiran del escenario saludando con las manos tímidamente, uno de sus guitarristas se acerca al micrófono agradeciendo al público por la asistencia para perderse rápidamente tras las cortinas, mientras nosotros evacuábamos el recinto de calle Manuel Montt, sin poder reponernos de un estado de abstracción absoluta, efecto causado por las ilimitadas posibilidades que nos entrega la música.

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Nuclear, Lefutray, Dezaztre Natural y Hellman en un nuevo Metal Chaos

Chile

Hombres G anuncia su debut en Chile

Chile

Epica en Chile, una explosión sinfónica que rediseñó nuestro universo

Conciertos

KnotFest Chile: ¡Estos son los horarios!

Internacional

Advertisement


Connect
Suscríbete a #iRockCL