Connect with us

Conciertos

Guns N’ Roses: Retomando la gloria

“Lo vivido ayer fue la mejor versión actual de la banda y no fue poco, sino muestra de cómo mantienen un público cautivo de miles y ha traspasado generaciones de forma notoria”.

Por Catalina Soto

Pasaron cinco años para tener de vuelta a Guns N’ Roses en Chike, en el contexto del Tour “We’re F’N’Back”, la vuelta tras estos años de pandemia e incertidumbre, que ha contemplado gira por USA, Sudamérica, México, Australia y Nueva Zelanda. En Sudamérica comenzó con diez presentaciones en Brasil, entre ellas en el célebre Rock In Río 2022, acompañados con shows únicos en Argentina, Uruguay y Chile, al que le siguen Lima y dos fechas en Colombia.

Ayer, miércoles 5 de octubre, en un Estadio Nacional al tope con 60 mil personas. Sexta vez en nuestro país, pero tercera con la formación actual, que encabezan Axl Rose, Slash y Duff McKagan, en voz, guitarra principal y bajo respectivamente, acompañados de Richard Fortus en guitarra rítmica, Frank Ferrer en batería, Dizzy Reed y Melissa Reese en sintetizadores.

La cita inició los shows de las chilenas Frank´s White Canvas, luego los mexicanos Molotov. Las primeras con una muestra de calidad y garra, que han ganado su merecido respeto en la escena nacional; mientras que Molotov, viejos conocidos, terminaron de encender los fuegos con su mezcla tan particular de rap y rock, sincero, contestatario, a la vez, divertido.

Foto: @katbenzova_rockphoto

Lo anterior, para que, puntualmente esta vez, como es la tónica de Guns de los últimos tiempos, a las 21:00 hrs, con una introducción animada y un setlist extenso, con algunas variaciones respecto al del 2017, que incorporó los tres temas recientemente lanzados (que anuncian un nuevo y esperado disco que aun no se concreta), más covers conocidos y nuevas apuestas. Así, la presentación inicia con la partida usual, segura, pero no menos emocionante de ‘It’s so easy’ y ‘Mr. Brownstone’, que siempre logran su cometido de ser puntapié explosivo inicial. Les siguió nuevamente ‘Chinese Democracy’, para dar paso a ‘Slither’, cover de Velvet Revolver, un acierto, pues es un tema muy energético, que sale hacia el proyecto paralelo donde participó Slash, Duff, Matt Sorum, Dave Kushner y el fallecido Scott Weiland.

Artillería pesada continúa con ‘Welcome to the Jungle’, con pausa nuevamente en ‘Better’, pero que retoma fuerza con ‘Reckless Life’, ‘Double Talkin’ Jive’ y ‘Live and Let Die’. Nuevamente un remanso sublime con la tan esperada ‘Estranged’, seguida de “Shadow of your Love”. En el caso de, ‘Rocket Queen’ y ‘You Could Be Mine’, temas muy bien logrados. Luego, dejan el escenario a Duff McKagan con el infaltable ‘Attittude’, que entona junto a Slash.  Los nuevas publicaciones terminan con ‘Absurd’ y el ganchero ‘Hard Skool’, para llegar al aclamado ‘Civil War’, desde su introducción coreado por el público y que remata en ‘Sorry’, nueva en el listado.

Tiempo del maravilloso solo de guitarra de Slash, gala y deleite blusero de la jornada, introducción para las grandes ‘Sweet Child O’Mine’, piano de cola para ‘November Rain’, una inflexión con el cover viejo tema ‘Wichita Lineman’ (que Axl viene integrando al set y que señala disfrutar, pues le recuerda el pasado de su propia banda), ‘Knockin’ on Heaven’s Door’ (con cambios muy acertados respecto a la participación del público) y ‘Nightrain’.  Llega el momento de la un breve pero necesaria pausa, que genera coros por diversos sectores pidiendo de vuelta a la banda en el escenario.  El regreso se da con “Coma”, la pasada suave y romántica de las infaltables ‘Patience’ (precedida de melodía a tres guitarras, de parte de Slash, Richard y Duff) y ‘Don’t Cry’, para cerrar la jornada con el himno ‘Paradise City’, despedida que no falla.

Foto: @katbenzova_rockphoto

Podríamos decir que el setlist está muy bien armado, para contener momentos altos y hacer las pausas necesarias con temas mas lentos, menos conocidos o de menor impacto, lo que también aporta momentos de descanso al público, considerando lo extenso del repertorio, cercano a las tres horas de duración.  Se conjuga aquí también la afectada voz de Axl Rose que, a pesar de su evidente falla en los tonos altos, aplica ganas y cumple (creo que muchos esperábamos menos de su desempeño vocal para esta oportunidad, pero sorprendió) y los arreglos musicales necesarios para acompañarlo de manera acorde a esta realidad.  Los estandartes de la banda, Axl, Duff y Slash, cuentan con el cariño fiel del público y ponen todo de si en escena. Por su parte, Richard Fortus aporta mucha energía y una performance visual muy atractiva; el viejo Dizzy Reed no falla en los teclados y es pieza importante del clásico GN’R; Melissa Reese, a cargo de sintetizadores, con un perfil mas bajo, pero con una sencillez notable; y Frank Ferrer cumple con su participación, aunque es crítica a coro los notorios y (no muy aceptados por los fans) arreglos hechos a la batería clásica, en estilo y calidad.

Pese a lo anterior, el sonido fue increíble y favoreció no sólo a Guns , sino también a los buenísimos teloneros que los acompañaron. Cabe resaltar que, el público estuvo menos encendido respecto a las muestras de las que hemos sido expectantes (donde Argentina dio cátedra).  Ello es particularmente curioso, considerando que el Estadio Nacional estaba repleto. Fue una jornada mas tranquila que lo habitual, tal vez muy extensa, pero cumplidora en la simpleza (sin grandes elementos visuales de apoyo) que la banda viene desarrollando en los últimos años, donde la música y la nostalgia hablan. Si tendremos GN’R para rato es una incógnita: mientras la voz de Axl se encuentre al límite de su capacidad vocal y no lancen el tan esperado nuevo disco, el panorama no se ve auspicioso.  Aunque de GN’R todo se puede esperar.

Críticas más, críticas menos, lo vivido ayer fue la mejor versión actual de la banda y no fue poco, sino muestra de cómo mantienen un público cautivo de miles que ha traspasado generaciones de forma notoria, pese a no contar con una discografía extensa. Un caso singular en la industria musical tal vez, pero signo de un sonido y una imagen con un impacto potente en la vida muchos. 

Foto: @katbenzova_rockphoto
Written By

Director y CEO de iRock.CL, fotógrafo y diseñador gráfico amante del rock y el metal. Actualmente colaborando en el área de comunicaciones de las productoras Atenea y Chargola | Mail: cristian@irock.cl

Destacado

Nuclear, Lefutray, Dezaztre Natural y Hellman en un nuevo Metal Chaos

Chile

Hombres G anuncia su debut en Chile

Chile

Epica en Chile, una explosión sinfónica que rediseñó nuestro universo

Conciertos

KnotFest Chile: ¡Estos son los horarios!

Internacional

Advertisement


Connect
Suscríbete a #iRockCL