Connect with us

Conciertos

LIVE REVIEW | THE HIVES & ARCTIC MONKEYS: De euforia y cansancio

11 DE NOVIEMBRE 2014 | MOVISTAR ARENA

 

 


The HivesTHE HIVES: Ritalín adulto/joven

Con un telón de Howlin’ Pelle Almqvist (voz) observando con unos ojos inyectados en sangre a unas 15 mil personas aproximadamente, la pandilla más caliente de la fría Suecia aparece -bajo la fanfarrea del OST de “Jaws”- en escena bajo flamantes trajes blancos listos y dispuestos a destapar la olla a presión que a esa hora solo quería roquear con la banda “más guapa del rock”, según su frontman. Bolas de espejos, máquinas de humo y un prendidísimo vocalista hablando el peor, pero muy divertido castellano, eran los ingredientes perfectos para encender la mecha de una hora de duración (muy poco para 21 años de trayectoria) con las siempre efectivas ‘Come On!’, ‘Take Back the Toys’ y el primer hit de la noche ‘Walk Idiot Walk’. Efecto inmediato que aprovecharon para lanzar material con data para el 2015 gracia a ‘Two Kinds of Trouble’, la muy poco manoseada ‘See Through Head’ (extraña dentro de su habitual set) y la bomba tras ‘Main Offender’. Hacia el final del track y con una audiencia a merced de los suecos, Pelle la lanza sin miedo al cliché: “¿Te gusta la música rock?”, ¿la respuesta? un baño de aplausos y ovaciones, era que no…

Desde uno de los “discos ‘top ten’ de la música rock” –bromea nuevamente Howlin’-, ‘Won’t Be Long’, junto a la bien radial ‘Go Right Ahead’, dan la antesala a un estreno que dentro de la región tuvimos la fortuna de oír; se trata del arenoso blues satánico ‘I’m Alive’, tema que para impresión de muchos ganó más adeptos que detractores al oírse en cada rincón del ex Arena Santiago, un “ole-ole” con remate “The Hives” que colgó una sonrisa en las caras de la agrupación hasta cerrar su show. Contando hacia atrás, ‘Tic Tic Boom’ petrifica por unos minutos al combo alternativo mientras la gente no para de regalar su fanatismo –instantáneo o no- hacia una performance que para muchos dejaba difícil la tarea de Turner y compañía, más aún si Chris Dangerous lucía sus maniobras tras su breve solo de batería luego de “descongelarse” todos al son del boom final. Cerrando el set, la inadvertida pasada de ‘My Time Is Coming’ (bien podía haber sido relevada por ‘Wait A Minute’, ‘Two-Timing Touch and Broken Bonesse’ o ‘Die, Alright!’) se vio hecha añicos luego de mandar a saltar a todo un Movistar con la canción que los puso en el mapa: ‘Hate to Say I Told You So’. Obra que nos hizo pensar -mientras recibían el cariño de la gente- si realmente nos “gusta la música rock”. Y claro, viniendo de The Hives, la respuesta se contesta con otra pregunta: ¿Cómo no nos va a gustar?

ARCTIC MONKEYS: Fatiga de material

La gira más extensa y extenuante que por estos días sigue viviendo Alex Turner y su grupo Arctic Mokeys con “AM” (178 fechas hasta ahora), al parecer necesita un descanso. Si bien la veintena de pistas que desfilaron en un recinto rendido a sus pies, no estuvo a la altura de lo que varios esperaron por años (ni tanto para otras vigilias) dentro del marco de Lollapalooza debutando en nuestro país, dio a entender que las mieles del rock también conllevan un efecto secundario: el cansancio. Dicho esto, algo raro había en el rostro y la comunicación que hubo entre su líder y laArctic Monkeys audiencia (pobre feedback, ralentización de tracks), pues mirando cifras, claro, actualmente los de Sheffield están viviendo como “súper humanos” aguantando un chárter inaudito para su joven pasar por la industria. Por lo mismo queda a la deriva si está bien el hecho de morir con las botas puestas (como sucedió en el show) pero con una presentación que para los más exigentes dejó que desear.

Como sea, y de no ser por la titánica y bien pensada infraestructura que adornó el show –y que de pasada se la robó-, el desliz logístico por esta vez de se les perdona. En lo musical no hay mucho que agregar, pues lo artístico (visuales, luces, focos en serie, montaje, leds con el arte del disco, VTR, pantallas en blanco y negro, etc.) obtuvo más méritos que la ejecución a velocidad media que se escuchó tras, por ejemplo, ‘I Bet You Look Good on the Dancefloor’ (salvada con un tímido “chi-chi-chi”) o ‘Fluorescent Adolescent’, hitazos que requieren de la máxima capacidad de sus ejecutantes, pero que en ésta ocasión quedaron al debe. De más está el innecesario track by track ante un show que de paradas no tuvo, sino que corrió sin mejor resultado que no haber salido primero.

En resumen la cantidad no implica calidad, menos… mucho menos si en el cuerpo cargan una cantidad que abate hasta al más experimentado interprete de la música popular. Esperemos que para una próxima oportunidad los corredores de shows se apiaden de la joven pero nutriente carrera de los “monos árticos” y no se aprovechen del refrán “juventud, divino tesoro” ni de la euforia del público más joven. ¿“Uno para todos…”?, usted juzge.

Setlist:

01.- Do I Wanna Know?

02.- Snap Out of It (Extendido)

03.- Arabella (Extendido)

04.- Brianstorm

05.- Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair

06.- Dancing Shoes

07.- Teddy Picker

08.- Crying Lightning

09.- Knee Socks (Extendido)

10.- My Propeller

11.- No. 1 Party Anthem

12.- Why’d You Only Call Me When You’re High?

13.- All My Own Stunts

14.- I Bet You Look Good on the Dancefloor

15.- Library Pictures

16.- Fluorescent Adolescent

17.- 505

 

Encore:

18.- One for the Road

19.- I Wanna Be Yours

20.- R U Mine? (Extendido)

Review: Juan Carrasco

Fotos Alvaro Manriquez

[gmedia id=163]

[gmedia id=164]

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Julius Popper presenta ‘Si no Cambio’ junto a General Paz y La Triple Frontera

Chile

Primus anuncia segundo show en el Teatro Coliseo 

Chile

Yngwie Malmsteen regresa a Chile en octubre

Chile

[Galería] Symphony X en Chile 2022

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL