Connect with us

Conciertos

Live Review | Zakk Sabbath: Venerando a los patriarcas

11 de noviembre 2017 | Teatro Coliseo

Nota: Freddy Veliz | Fotos: Cristian Carrasco

 

Con la cancelación de Rockout Fest a solo días de su realización, vino la incertidumbre para todos los que ya habían obtenido sus entradas. Un baja venta de estas es lo que gatilló que la productora desistiera de realizar esta nueva edición. Muchos factores pueden haber sido los que incidieron en este poco entusiasmo por comprar los tickets, y asistir al evento. Se habla de la gran cantidad de conciertos que hay por estas fechas, también se culpa a un cartel poco atractivo, con bandas que han tenido visitas recientes a nuestro país, un line up con poca novedad finalmente.

La producción intentó buscar salidas a esta lamentable situación y optó por reagendar fechas para algunas de las bandas participantes, dejando este 11 de noviembre, día en que se realizaría el mentado festival, para un show en solitario de Zakk Sabbath, banda tributo a Black Sabbath del destacado guitarrista Zakk Wylde (Ozzy Osbourne, Pride & Glory, Black Label Society), una de las bandas incluidas en el primer line up. El concierto se realizó en el teatro Coliseo, ubicado a la entrada de calle Nataniel, a sólo pasos de Alameda. Un show que musicalmente no entregaba mayor novedad, se trata de clásicos de los legendarios Black Sabbath, en manos del ex guitarrista de Ozzy, uno no menor en todo caso, probablemente uno de los más admirados después de Randy Rhoads en la carrera en solitario del llamado Príncipe de las Tinieblas.

Con algunos minutos de retraso, y ante la impaciencia del público que esperaba mientras se escuchaba de fondo a Soundgarden,  frente a un gran telón de fondo con el logo de la banda que utiliza una de las tipografías características del cuarteto liderado por Tony Iommy, marcando el reloj las 21:20 horas se apagan las luces y  comenzamos un potente recorrido por incombustibles clásicos, considerados piedras angulares en la historia del metal, originales de la banda patriarca del género. Zakk Wylde marca de inmediato presencia sobre el escenario, ubicado en una tarima a una altura mayor que sus compañeros, sacude su larga melena mientras ejecuta los riffs de “Supernaut” provocando los coros inmediatos de los fanáticos que se rinden ante el guitarrista que va pasando casi sin pausas de un tema a otro, así van sucediéndose cortes como “Snowblind” y “National Acrobat”, un cambio rápido de guitarra y prosigue con “Children of the Grave” y “Lord of this World”.

Para hacer de este homenaje algo más personal, Zakk Wilde extiende las canciones con largos solos, donde demuestra la fiereza de su técnica, se traslada de un lado a otro en el escenario, levanta sus brazos en un actitud de pleitesía ante la obra de Black Sabbath, toca con la guitarra tras su cabeza o con los dientes cual Jimi Hendrix, y da señales de cercanía, cuando baja del escenario y se mezcla entre el público, que se abalanza ante su figura, que entre el tumulto ejecuta shreds ensordecedores frente a un vendaval de celulares que registran la experiencia.

Black Sabbath es una institución respetada, admirada y venerada en el mundo entero por su inmenso legado musical, y Zakk Wylde saca provecho de su cercanía con Ozzy, histórica voz de la banda, para  empoderarse de su legado y ofrecer este sincero homenaje. La potencia generada desde el escenario desgraciadamente se ve afectada por la pésima acústica del recinto, sus altos muros provocan una incontrolable reverberación, que por momentos se tornan absolutamente molestos, impidiendo poder oír con claridad los instrumentos y la voz de Zakk. El público igualmente se ve cautivo y disfrutando de reconocidas obras como “Fairies Wear Boots”, “Into the Void” o “N.I.B”, y escuchar esos clásicos imprescindibles, al parecer es más fuerte que cualquier característica negativa del espectáculo.

El power trío conformado además de Wylde, por el destacado bajista Blasko (Rob Zombie, Ozzy Osbourne) y el poderoso y eficiente baterista Joey Castillo (Danzig, Queens Of The Stone Age), mantienen un buen engranaje y/o fiato, aunque el show está sobradamente estudiado y la comunicación con la audiencia es casi nula, pasando prácticamente sin pausas de un tema a otro, con pocas sorpresas y el único y quizás gran aliciente de ver tocar al importante guitarrista y disfrutar de los clásicos de Black Sabbath, en una jornada que será recordada como un concierto más dentro de la atribulada cartelera del 2017.

Con “War Pigs” fríamente se despiden, retirándose del escenario con la tarea cumplida. Si no fuese por sus pergaminos individuales, esto sería sólo una banda tributo más, esas que abundan en los pubs y que tanto resquemor provoca en algunos sectores. Se disfrutó, de eso no hay dudas, eran clásicos de Black Sabbath. 

Zakk te esperamos para la próxima, pero que sea con tu música.

[gm album=815 module=photobox]

Written By

Esta noticia fue publicada por el área editorial de iRock.CL

Destacado

Conoce a Balkandino, la banda que teloneará a Emir Kusturica & the No Smoking Orchestra

Artículos

Bbs Paranoicos oficializa salida de Omar Acosta como miembro de la banda

Chile

Mal Profesor vuelve a los escenarios con nueva formación

Conciertos

Antes Muertos lanza EP “Diamante”

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL