Connect with us

Conciertos

Mega-monster tour: Devastadora hecatombe sónica

“Los mega monstruos del metal actual, provocaron una devastadora hecatombe sónica, que sacudió implacablemente nuestros sentidos.”

Nota: Freddy Véliz / Fotos @crisrock_photography

Una noche inolvidable para los amantes del metal, se vivió ayer 19 de noviembre frente al escenario emplazado en Parque Ciudad Empresarial, en el marco del Mega-Monster Tour que reúne a los estadounidenses de Mastodon y los franceses Gojira, dos de las agrupaciones más importantes de la escena metalera actual.

Para la apertura de este fenomenal encuentro, los chilenos Mawiza tuvieron el honor de comenzar a calentar motores puntualmente con su propuesta bautizada como Mapuche ül metal, por su innovadora forma de fusionar la música extrema con sonidos y letras propias del pueblo mapuche. Una presentación potente, con un sonido a la altura de las circunstancias, y un despliegue que denota preocupación por ofrecer un espectáculo que sorprenda y cautive. Hace unos días el conjunto lanzó un nuevo single titulado “Txükür”, que cuenta con la participación de la rapera mapuche McMillaray, y fue presentado en este concierto junto a la artista, en una perfecta alquimia de metal, rap y una convincente y frenética interpretación por parte de la Mc. 

Mawiza

Mawiza estuvo presente en la visita de Gojira el año recién pasado en Teatro Caupolicán, dejaron en ese momento una gran impresión en el público, y esta vez no fue lo contrario, el poder que derrochan sobre el escenario, y el visible talento de sus músicos, no dejan a nadie indiferente, una banda que va directo a la consagración como una voz que desde la música, lucha por la reivindicación y resistencia del pueblo mapuche y extiende ese conocimiento y legado hacia las nuevas generaciones. 

Con un retraso de cerca de diez minutos, Mastodon, estrellas indiscutidas del sludge metal, se hacen presentes para embestirnos con una tormenta de guitarras e intrincadas bases rítmicas, en medio de imágenes repletas de conceptos psicodélicos partiendo con “Gobblers of Dregs” de su álbum Hushed and Grim, última placa de estudio lanzada el 2021.

Brann Dailor, Troy Sanders, Brent Hinds y Bill Kelliher, en su tercer paso por nuestro país, nos ofrecen un espectáculo arrollador, con un sonido no muy definido, que en parte opacó ciertos momentos, donde las voces se perdían  en medio de las guitarras y la desmedida saturación que en ciertos pasajes se filtraba desde la batería. El conjunto trajo esta vez a João Nogueira como invitado en los teclados, quien aportó con sendas atmósferas entre la crudeza y robustez que caracteriza a la banda.

Los oriundos de Atlanta, rescataron un set que recorre toda su espléndida carrera. Imposible no enfervorizar a un público con disparos como “Crystal Skull” “Megalodon” o “Divinations” que arrasaron implacablemente a la fanaticada que no titubeó en enfrascarse en sendos mosh pits. La frenética “Bladecatcher” aumentó la catarsis en medio de la pirotecnia donde las lenguas de fuego nos concedían segundos en el infierno. Volar y corear la maravillosa “The Czar”, o terminar aplastados hacia el final con la infaltable “Blood and Thunder” fueron épicos momentos de una actuación explosiva, que a pesar de los detalles técnicos y lo breve que pudiese haber parecido el show, mantuvo al público encendido bajo el peso infranqueable de los norteamericanos que prometieron regresar pronto por este lado del mundo, es lo que esperamos indudablemente.

Mastodon

El tiempo de espera para recibir a los franceses de Gojira, se extendió más de la cuenta, pero toda espera  tiene su recompensa, y lo que nos trajo la banda que actualmente reside en Nueva York, fue una cátedra de como montar un espectáculo de metal contemporáneo, sin bajar en ningún momento la intensidad. Todos los detalles pensados para contener al público ante la aplanadora magistral que cayó sobre la multitud apostada en ese enclave de la comuna de Huechuraba. La iluminación juega un rol importante en los espectáculos del conjunto francés, eficaces a la hora de crear atmósferas dentro de las turbulencias y disonancias de su música.

El ataque fue sin misericordia desde el canto de las ballenas que anuncian la entrada de “Ocean Planet”Joe Duplantier al frente, se impone como un frontman implacable. Su hermano Mario, en el fondo y tras la batería es una máquina imposible de frenar, ofreciendo un espectáculo aparte. Christian Andreu y Jean-Michel Labadie completan el blindado que está consagrado a liderar la camada metalera desarrollada  al menos, durante las dos primeras décadas del siglo XXI.

Desenfundan un arsenal de piezas demoledoras que el público recibe con intensos mosh pits, saltos y puños en alto. “Backbone”, la inmensa “Stranded” y la majestuosa “Flying Whales” con las tradicionales ballenas inflables flotando entre los asistentes, construyen un paisaje apocalíptico, con explosiones de humo y fuego, ambiente catártico que fortalecen el show, y que a diferencia de Mastodon, ofreció un sonido limpio y de mayor nitidez.

El sello de Gojira se identifica con poner en el centro temas medioambientales, desde la rabia y la crítica punzante, frontal y consciente. Incluso el hecho de tocar en medio del importante Centro financiero capitalino, que se construyó pisoteando un antiguo humedal, podría tomar cierta significancia ante el concepto que rodea la obra de los franceses, pero bueno, eso es tema para otras discusiones, sigamos con lo nuestro. Luego de la atronadora “The Art of Dying”, Mario Duplantier hace gala de su talento en solitario con sus tambores, pero también de su sentido del humor, levantando carteles con mensajes en español alentando al público para hacer ruido, y luego seguir con la aplastante performance desatada en una seguidilla de cortes como “Grind”, “Another World”, “Oroburus” y la excelsa “Silvera” con el público rendido ante la magnánima puesta en escena.

Gojira

“The Chant” provocó otro de los high lights de la jornada con las miles de voces coreando al unísono esta pieza que es parte de Fortitude, lo último de los galos, que se despiden antes del primer encore con “L’enfant Sauvage”. La vuelta al escenario no podía ser menos avasalladora, y “The Heaviest Matter of the Universe” seguida de la icónica “Amazonia”, dejan en claro el poderío sónico del que son dueños los europeos, una experiencia realmente destructiva, que seguramente, luego de finalizar con “The Guift of Guilt”, muchos se sintieron parte de una tormenta devastadora.

Francia no es un país que goce de gran popularidad como cuna de héroes del metal, nombres como Trust, Mass Hysteria o Alcest podrían ocupar un escaño dentro de lo que el país europeo ha lanzado al mundo en la materia, pero ninguno ha tenido el alcance que a estas alturas tiene Gojira, una banda que se ha ubicado entre los grandes, liderando la escena actual, con un sonido que se genera en el death metal, pero logra traspasar límites hacia una propuesta vanguardista que termina por sepultar una etiqueta definitiva, y eso ha quedado de manifiesto en su obra, y lo hemos ratificado en sus tres visitas por nuestro país, con conciertos emblemáticos y que dejan la vara alta para cualquier artista que requiera estar a la altura.

Los mega monstruos del metal actual, provocaron una devastadora hecatombe sónica, que sacudió implacablemente nuestros sentidos.

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

Wind Rose: Fiesta en Moria

Conciertos

Tarja y Marko Hietala anuncian su regreso con show orquestado

Chile

13 de julio: Día mundial del Rock ¿Y por qué se celebra? Aquí te lo contamos

Rock

Mind Collapse presenta su nuevo single ‘Pánico’

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL