">

| iRock WebZine

Conciertos Rock & Metal

rock and roll

Por Pablo Rojahelis

 

El Rock & Roll en nuestro país comenzó a integrarse a la sociedad a fines de los años 50´s, con un juego de imitación muy similar a la banda tributo, en ese tiempo las versiones chilenizadas eran de Elvis Presley, Little Richard, y tantas otras adaptaciones que crearon “La nueva ola”, algo que hoy miramos al menos con recelo, cuestionándonos si en 40 años más no miraremos los tributos de la misma manera, casi festinando de la inocencia y la falta de creatividad que se hace moda con facilidad en nuestra tierra.

Pero vamos hacia la creatividad desde el concepto, esa necesidad artística que toma la tendencia para darle un sello propio, aportando al desarrollo del sonido, de la historia, y evitando sentirse la copia de la copia.

Es así como el año 57´ en Chile “La Orquesta Huambaly”, más ligada al Jazz y la música tropical se arriesga y  graba “Huambaly Rock”,  y el siguiente año ”Rock del mono”

En Chile tenemos una herencia rockanrolera gracias a inmigrantes como “Peter Rock”, que fue de los primeros solitas en interpretar Rock & Roll en nuestro país, siendo su primer sencillo “Baby I don´t care” el año 59´, claro que el golpe de gloria lo dieron “Los Ramblers” el año 62´con el incombustible “Rock del mundial”.

 Tengo absoluta claridad que los orígenes de la mixtura rockera chilena no se forjó con ninguno de estos artistas ni con “La nueva ola”, ya que comenzamos a sentir que podemos hablar de Rock & Roll con identidad chilena desde la aparición de “Los vidrios quebrados”, “Los Jokers”, y “Los Mac´s”, y desde ese punto podemos sentir y referirnos sin tapujos a esa música como Rock, y Rock & Roll chileno, siendo el año 67´ el año que marca para algunos el gran inicio con el lanzamiento del disco “Kaleidoscope men” de “Los Mac´s”, el que incluía la canción “La muerte de mi hermano” compuesta por Payo Grondona y Orlando Muñoz, tema que se convertiría en el primer “hit” de la banda, y en el primer éxito del “Rock Chileno”

Luego comenzó la experimentación con la música latinoamericana y la psicodelia, desde ahí vemos emerger a “Los Jaivas”, y por el lado más bluesero a “Aguaturbia”, que hoy por hoy son un referente al momento de hablar de la música del alma y al sentido más “viajado” del Rock & Roll, pero no fue hasta los 80´s con “Los Prisioneros en su estado más “Clash” y en los  90´s con la irrupción de “Los Tres”, “La banda del capitán corneta”, y “El cruce” que pudimos comenzar a disfrutar de la mixtura del Blues y el Rock & Roll criollo, pero hoy, ¿dónde estamos?

A mi parecer nos encontramos en una etapa “kafkiana”, extraña, pero atrapante, donde el público está más preocupado de sus “registros personales” que de disfrutar un show, y algunas bandas han caído en el juego de verse “cool” para conseguir “likes”, mientras, lo transgresor del Rock & Roll se ha vuelto tan inofensivo como “La gotita” de Gloria Benavides.

Yo soy de los que se preocupa cuando leo por ahí “Festival Rock” y leo nombres de “Pop”, no porque odie el Pop, si no porque esta falsa categoría afectó directamente la escena nacional, nos enseñó a sacarnos la piel por espacios pequeños, nos hizo olvidar el crear escena, expandir movimientos, y simplemente nos concentró en buscar diferencias para ponerle miles de apellidos a lo que hacemos,  y de paso, llevarnos a crear circuitos pequeños e inofensivos que están más al pendiente de “no perder la pega” y de ser los reyes de una parcela que huele a canción.

Tengo certeza de que hoy existen en Chile propuestas de altísima calidad si hablamos de Rock & Roll y Blues, y poco a poco los protagonistas están desplegando sus alas y enseñándoles a volar a los más pollos, no con un afán dictatorial, más bien como el de un hermano mayor que te muestra el camino, te invita a recorrerlo solo, y te extiende la mano cuando caíste al suelo, esta música no tiene un alma sobreprotectora, porque esa experiencia dolorosa es la que alimenta la esencia del Rock & Roll, creando misticismo , y obligándonos a romper esquemas, es por eso que cuando pensamos en Rock no miramos al barrio alto, no lo escuchamos en sus bares, porque esta música solamente emerge desde el piso de tierra, los zapatos con barro, y la pasión desbordada de un cabro chico con una guitarra de palo charangueando “No necesitamos banderas” en una plaza cualquiera.

Es simplemente por eso que el Rock & Roll no viene desde arriba…

Comentarios

Comentarios

.
---

Comments are closed.