Connect with us

Conciertos

Live Review | METAL ATTACK: Viaje de ida y vuelta al infierno

Testament
Testament

Testament

Cannibal Corpse + Testament en Chile

Invitados: Cerberus + All Tomorrows + Dorso

25 de noviembre 2015 | Teatro Caupolicán

Review: Freddy Veliz O. | Fotos: Camila Muñoz | Fotos Cerberus: Miguel Fuentes (The Fanlab)

 

El regreso de dos agrupaciones imprescindibles en el desarrollo del metal se vivió ayer miércoles, en un Teatro Caupolicán a punto de rebasarse de fanáticos, que una vez más se aprestaban a experimentar lo que es estar presente en un acto de metal de alto calibre en el histórico recinto de calle San Diego. CANNIBAL CORPSE y TESTAMENT representan a cabalidad dos subgéneros que encaminan el metal hacia lo extremo. Los primeros enfocados en el visceral, apabullante y mortífero Death Metal, y los segundos, pilares fundamentales en la vieja escuela del Thrash Metal, sobrepasando por momentos límites de agresiva velocidad.

Para este encuentro se convocaron tres destacadas agrupaciones nacionales, de dispares trayectorias pero que mantienen la vigencia del movimiento en nuestro país en lo más alto. CERBERUS, ALL TOMORROWS y los legendarios DORSO tenían la misión de encaminar el sendero hacia una verdadera hecatombe que se viviría en el Caupolicán.

El arsenal Chileno

CERBERUS fueron los encargados de abrir los fuegos con su propuesta deathmetalera de gran factura, la banda se ha ido posicionando como un verdadero referente del metal actual en Chile, lamentablemente su poderosa actuación se vio mermada por una incómoda saturación en su sonido, decibeles excesivamente altos que hacían imposible definir su música. La banda está presentando su nueva placa de estudio, y esta era una vitrina ideal, pero cuando ocurren estos percances se frustra cualquier intento por agradar a la audiencia. He tenido la oportunidad de verlos en otras ocasiones y puedo avalar que realizan un gran acto en vivo, desgraciadamente anoche no fueron muy favorecidos.

ALL TOMORROWS subió al escenario a las 19:45 hrs. La agrupación liderada por Pepe Lastarria con una mejor suerte en su sonoridad, que a pesar de lo fuerte que se escuchaba, se podía definir un poco mejor su propuesta, sin embargo las guitarras se perdían por momentos. La música de AT está supeditada a la técnica y a intrincadas estructuras que producen cierto desafío al oyente a digerir con mayor atención cada pasaje. La banda recientemente lanzó Sol Agnates su nueva placa de estudio, desde donde extrajeron poderosas pistas como la misma “Sol Agnates”, “Undying Seasons” e “Innmanence”, en una aplastante y compacta actuación, que no perdió intensidad y dejó a varios de los presentes impresionados ante tamaña muestra de metal de avanzada.

DORSO ya son veteranos en el arte de volar cráneos desde el escenario, y unos experimentados en abrir shows de esta magnitud, en especial cuando nos visita Cannibal Corpse, un detalle que el mismo “Pera” Cuadra se encargó de destacar.

La legendaria banda de metal chileno es dueña de una trayectoria rica en obras que se han convertido en parte del ideario del género en Chile. Rodrigo advierte desde un principio que se viene pura sandía calada y cumple con su promesa comenzando con “El Espanto Surge de la Tumba” provocando el primer gran mosh pit de la jornada. El público refleja en masa la estima que le tiene al cuarteto, y ellos lo tienen bastante claro. Los clásicos se fueron sucediendo uno a uno con “Vampire of the Night” y “Panificator” entremezclado con “Vacalaca” de su último álbum a la fecha Recolecciones Macabras del Campo Chileno, un fanático enciende una bengala que hace circular en pleno mosh en el centro de la pista. “Deadly Pajarraco”, “Marte Horror Planet” y “Disco Blood” pusieron el punto final a un show potentísimo, en que el sonido de la banda superó mis expectativas, sonando desde el comienzo a un nivel bastante aceptable, muy superior a algunas actuaciones anteriores de la banda.

Cannibal Corpse

Cannibal Corpse

El Infierno

El hervidero dentro del teatro causaba estragos en la fanaticada que ya acusaba cansancio y deshidratación por el calor que se vivía en el recinto. Pero las ansias por volver a tener en frente a Cannibal Corpse, luego de dos años de su última visita por estos lados y en el mismo teatro, hacía que cualquier reparo o incomodidad pasara a segundo plano, solo esperábamos por la massacre.

A las 21:20 se apagan las luces y las puertas del infierno se abrían para recibir a una de las agrupaciones más elogiadas de la historia del metal extremo. El corpulento George Fisher con su melena cubriéndole el rostro y sus secuaces, como una aplanadora nos pasan por encima con los bien ajustados y comprimidos riffs de ”Scourge of Iron”, el público eufórico comienza a dar vueltas por la pista levantando sus puños, mientras Corpsegrinder movía su cabeza en círculos provocando que se melena se convirtiera en un verdadero ciclón en medio del escenario.

“Demented Aggression”, “Evisceration Plague” o “Disposal of the Body” iban construyendo un muro sonoro que se nos venía encima sin compasión con nuestros oídos, ni la integridad de los que participaban del mosh. Un recorrido por prácticamente toda su discografía, acentuado en tres cortes de su más reciente placa titulada A Skeletal Domain del 2014. El sonido apabullante de Cannibal Corpse es sin lugar a dudas, uno de los más machacantes que se puedan experimentar en vivo, un verdadero viaje por recovecos oscuros y sangrientos, donde el amor está representado en la necrofilia de la que nos habla “I Cum Blood” o la putrefacción de los muertos en “Devoured by Vermin”. Un acto no recomendable para personas sensibles, podrían ser devorados por esas atmosferas repletas de un imaginario canibalesco, con aroma a heridas putrefactas, pieles desgarradas y tabúes sexuales.

CANNIBAL CORPSE regresó para ponernos en el lugar al que ellos nos quieren llevar, el lado más perverso del ser humano.

Un extenso intermedio antecedió al plato de fondo, los californianos TESTAMENT se reencontraban con su público y con el teatro en el que compartió escenario con sus coterráneos de Anthrax el 2013.

Se esperaba una revuelta de proporciones apocalípticas, y así simplemente sucedió. A partir de los primeros acordes del himno “Over the Wall”, los fanáticos se enfrascaron en un envolvente y masivo mosh pit, reaparece la bengala y todo se torna un ambiente visual digno de la profunda morada de Don Sata. Desgraciadamente las guitarras no estaban bien ajustadas, Eric Peterson sufrió las consecuencias y su instrumento simplemente no se escuchaba. Felizmente con el paso de los minutos el problema técnico fue superándose, aunque la banda nunca logró sonar como nos gustaría. En potencia no se quedan atrás, pero la sobresaturación por momentos incomoda.

Chuck Billy no tiene problemas en imponer su carisma y esa voz que resuena estruendosa en cada una de sus intervenciones, estamos hablando de uno de los frontman más admirados del thrash metal, un verdadero héroe que se mantiene en pie, sorteando el paso del tiempo y un cáncer que causó preocupación en el mundo del metal hace algunos años atrás.

El poder de la agrupación se equilibra entre los densos y veloces riffs de la dupla Skolnick – Peterson, y esa verdadera máquina llamada Gene Hoglan tras la batería, un baluarte de la escena mundial que ha mantenido su posición en Testament desde el 2011, enriqueciendo la base rítmica con la categoría de su talento, complementado por su puesto por el ex Death Steve DiGiorgio en el bajo. “Rise Up”, “The Preacher”, “Native Blood” nos encaminaban hacia el encendido clímax de “Into the Pit” que marcó el peak en cuanto a la convocatoria del mosh, que el mismo Chuck se encargó de estimular.

Los clásicos “Practice What you Preach”, “First Strike Deadly y “The New Order” mantenían el álgido y portentoso ambiente en lo más alto, desencadenando al final del concierto con “The Formation of Damnation” en un épico Wall of Death  al que instó el gigante de Chuck Billy, antes de despedirse de una fanaticada que liberó tensiones y sudó hasta la última gota en un rito de cualidades infernales.

Si el recinto de San Diego se mantuvo en pie, es gracias a que su construcción sin lugar a dudas está pensada para resistir cualquier cataclismo, la prueba fehaciente de ello quedó de manifiesto anoche en uno de los encuentros más estruendosos del año.

Written By

Noticia publicada por el área editorial.

Destacado

James Hetfield se quiebra en el escenario en Brasil: “Me sentía un poco inseguro. Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda”

Internacional

[Live Review] Emperor: Y el infierno nos golpeó la puerta…

Chile

Fallece Juan Francisco Llagostera, bajista de la legendaria banda chilena Poozitunga

Chile

Gaerea llega por primera vez a Chile

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL