Connect with us

Live Review Internacional

Cl.Prog 2024: la fiesta del progresivo sigue su notable y ecléctica ruta

Llegó el día de vivir una nueva edición del festival CL.Prog, la segunda siendo más precisos, y con un cartel demoledor en los nombres.

El comienzo con Octopus ya es una delicia por si mismo. Aún cuando sea en formato dúo, mientras puedan seguir entregando su música, estaremos felices. Comenzaron con poca gente aún y ante lo denso de su propuesta, se agradece que sea solo guitarra y batería, ya que se puede distinguir todo, aun cuando también hay una pista de apoyo de guitarra rítmica que complementa. La potencia de Cristóbal Orozco en batería siempre ha sido asombrosa, y se ve un poco más mesurado que en los clásicos shows de Octopus, pero su técnica sigue siendo alucinante. Y que decir de Koke Benavides, un maestro de los guitar hero chilenos, quien se desvive interpretando los temas llenos de callejones diversos y contratiempos djent de canciones titánicas como “Off Limits”, “Slussen” o la final “8CT8“, antes de la cual hay un saludo del carismático Cristobal, agradeciendo y explicando que por ahora los otros miembros de la banda no están disponibles para rearmar el proyecto completo. Aún así, un lujo ver a estos dos capos dando una patada de inicio al festival.

Orphaned Land comienza potente, con toda la fuerza y pasión de “The Cave”. El segundo tema es “All Is One” y ya han dado una clase de desplante sobre el escenario. El vocalista Kobi Fahri pide que el público aplaudan en 7/8 y comienza la melodía en escala clásica del medio oriente de “The Kiss”, donde el baterista Matan Shmuely también mostró toda su destreza y entusiasmo.

Del último disco, “Ocean Land” es aclamada por la gente, desatándose una fiesta que quizás se ha contenido más de lo habitual por lo temprano de su actuación y por el rechazo de algunos fanáticos luego de sus polémicas declaraciones recientes. Igual, nada impide que bailen y hagan bailar a la cancha del Caupolicán, con dos guitarristas espléndidos que tocan increíble y animan al público hasta el cierre con “Norra el Norra” y “Ornaments of Gold”.

El siguiente número es Gong, histórica banda pionera de la escena de Canterbury y quienes ayudaron a cimentar todo un sonido psicodélico que ayudó a escribir parte de la mejor música del siglo. A pesar de que su fundador Daevid Allen falleció en 2015, el legado de esta versión del grupo (que tuvieron la bendición de Daevid antes de morir) es realmente soberbio. Después de una pequeña intro, la guitarra de Kavus Torabi dispara los primeros acordes de “My Guitar is a Spaceship” y el delirio psicodélico que convirtió a esta banda en un clásico imprescindible, se apodera de todos los presentes. El saxo embellece y da ese toque de locura sinfónica, mientras Dave Sturt (bajista) y Fabio Golfetti (guitarra) cantan y armonizan a la perfección durante este set list de ensueño.

“My Sawtooth Wake” es el cuarto tema y es una verdadera fiera de fuerza descomunal . El espectáculo se vuelve ecléctico y de una fuerza y potencia avasalladoras. Nadie queda indiferente ante el alucinante espectáculo que acabamos de presenciar.

Los japoneses de Mono debieron sortear más de algún inconveniente técnico, pero luego de aquello, el comienzo es una tromba con “Riptide”. En “Ashes” se van a unos paisajes más melódicos y calmos, siempre con sonidos experimentales y una vibra post rock que explota y desata la furia nuevamente. A pesar de que los guitarristas Takaakira Goto e Hideki Suematsu tocan la mayor parte del set sentados, la vehemencia y el delirio en su interpretación son inmensos. La bajista Tamaki Kunishi arpegia en su bajo y va cambiando las texturas con sus teclados cuando es necesario.

Hasta el final con “Halcyon” y “Com“, Mono fue una tormenta que superó todos los obstáculos y supo llegar al corazón de un público en estado de trance.

Los daneses de Vola juegan de local en Santiago. El inicio con “Alien Shivers” es salvaje y el ambiente se mantiene potente y tenso con sus ambientaciones metal progresivas. El escenario luce hermoso con las luces que traen. “Stone Leader Falling Down” y “Stray The Skies” van pegados y todos corean, en una respuesta es sobrecogedora. Con “Ruby Pool” bajan un poco las revoluciones, pero nunca la pasión y el ambiente denso.

“Paper Wolf” es una canción nueva que ya se ganó el corazón de todos. Empieza con sonidos electrónicos y muta a una pieza pesada y con mucho groove, que pone a todos a saltar. El tono del bajo es punzante y lleno de cuerpo a la vez, lo que le da una fuerza descomunal a la base de los temas. La gente grita, canta, salta en ,sin duda, el momento más caliente de la noche hasta ahora. “Straight Lines” suena para terminar, ante un público eufórico e incansable que se entregó por completo, al igual que la banda.

A las 23:30 en punto empiezan a aparecer de a poco los músicos de RiversideMariusz Duda es el último y comienza a tocar con su bajo las primeras notas de “#Addicted”, dando inicio a una fiesta merecida para culminar la jornada. Mariusz anuncia “Landmine Blast” de “Id.entity”, con una línea de bajo muy protagonista y una canción excelente y de una ejecución precisa que sorprende. La banda, sobre todo Mariusz, no deja nunca de comunicarse con el público y agradecer el apoyo. La sección instrumental de “Big Tech Brother” dura varios minutos, hasta que entra la guitarra de Maciej Meller, y se convierte, dando paso a la voz muy sentida de Mariusz. La gente participa mucho, cantan, gritan, mientras notamos que la química de Mariusz y Michal es notoria.

Mariusz se detiene y comenta que les encanta que el público sea el quinto miembro de la banda y que por eso siempre hacen que canten, aplaudan, pero que en chile no es necesario forzar a nadie. Y es verdad, la participación ha sido enorme, la comunicación ha sido buenísima y los juegos con el público no dejan de bajar, incluyendo un gracioso “silent scream” que inventan durante “Conceiving You”, que fue parte del encore de los polacos. Un show totalmente a la altura, aun cuando podría haber lucido más con juegos de pantalla. De todos modos, la presentación fue impecable y tremendamente disfrutada.

Así, Cl.Prog cerró su edición 2024 con un lineup notable, aunque faltó público que llenase el clásico recinto de San Diego. El festival, sin duda, va camino a consolidarse como una gran junta para los amantes del progresivo de este lado del mundo. Que siga por muchos años.

Fotos por Nelson Galaz.

Written By

Veterinario de profesión, músico y periodista de corazón. Amante del rock y metal, me apasiona leer sobre música, escribir sobre música, escuchar y tocar. Bajista de la banda Bismuto. | Mail: felipe@irock.cl

Destacado

Airbag confirma concierto en el Teatro Caupolicán

Chile

Arte Oscuro: Las Pinturas que Inspiran al Metal Extremo  

Artículos

Mägo de Oz: Fiesta pagana en Santiago

Conciertos

El Perfil de un Asesino estrena su primer álbum homónimo

Chile

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL