Connect with us

Live Review Internacional

Caligula’s Horse en Chile: intensidad radiante

Foto @rodrigolagos_c

El regreso de Caligula’s Horse a Chile fue realmente una experiencia soñada para todos. Para el público, algunos que ya los habían visto en su visita en el 2019, y otros que necesitaban apreciar a esta tremenda banda por primera vez en vivo, y para la banda, que vio a una fanaticada comprometida cien por ciento con el espectáculo. Y todos cumplieron con creces.

El comienzo de la jornada se vivió con Crisálida y un especial show acústico. Llegando de a poco, dadas las condiciones de la ciudad de Santiago después de una larga lluvia, el público se deleitó con un set tan bello como potente, con los guitarristas Damián Agurto y Agusto Maldonado haciendo brillar sus guitarras acústicas, Braulio Aspé armado de su bajo fretless y unas líneas tanto de base como melódicas de ensueño, y Cinthia Santibañez cantando tan deslumbrante como siempre, y llevando el ritmo con unos shaker o “huevitos”. La banda aún no anuncia al reemplazo del baterista Felipe Cortés, y en ese marco es que se produce esta especial actuación, donde brillaron temas como la inicial “Kitral” o la clásica y emotiva “Morir Aquí“, pasando por “Respira“, dedicada a los gatos, compañeros de andanzas de tantas almas hoy en día. Enseguida, homenajearon al gran Víctor Jara con una sentida interpretación de “Luchín”, con la voz siempre potente de Cinthia, finalizando con “Hidromachi“, que sonó aplastante e intensa en cada segundo. El show tuvo muchos matices y dinámica, tomando fuerza en numerosos momentos, a pesar del formato. La experiencia y calidad aparecen siempre, no son en vano.

Pocos minutos pasando las 21 hrs, sube a escena el baterista Josh Griffin, seguido del bajista Dale Prinsse, lo que desató una ovación emocionada de parte del público. Dan inicio a las primeras notas, mientras ingresa el líder de la banda, el talentoso guitarrista Sam Vallen, dejando para el final al vocalista Jim Grey. Luego de la intro, “The Tempest” rompe la calma del Club Chocolate. Los músicos demuestran potencia en una ejecución notable, que se sincroniza a la perfección con los sonidos grabados que los acompañan, y que se sienten orgánicos en su mezcla. El bajo va regulando su volúmen de a poco hasta llegar al punto preciso y lograr una comunión completa. Al finalizar, Jim saluda y presenta “Slow Violence”. La dupleta inicial del disco “Rise Radiant” encantó a todos, mientras Jim sorprendía con un “¡Viva Chile conchetumadre!” luego del segundo tema. Es el turno de “Rust”, del inmenso disco “Bloom”, con una sección de locura en medio, donde todos entran en estado de éxtasis. “Songs For No One” desata un clímax notorio, con el público cantando a todo volúmen y un final en donde Sam simplemente se muestra en llamas.

Foto @rodrigolagos_c

El siempre comunicativo y carismático Jim deja un mensaje acerca de lo complejo que es afrontar la vida para algunas personas, comenzando de manera sentida “Salt”, de su último disco, canción que es emocionante y perturbadora a la vez, dejando una huella sentida. Con “Oceanrise” se desatan muchas emociones, muchas energía y un coro mágico que deja un recuerdo inolvidable, dando paso a un mensaje de amor y tolerancia de parte de Jim, recalcando este mensaje hacia cada uno de los presentes. Y enseguida, uno de los indiscutibles momentos altos de la noche, con la unión ganadora de “Bloom” y “Marigold”, en donde ya presenciamos al público entregado, saltando y gritando cada letra. Emoción pura, en un punto alto de ejecución que luce toda la calidad vocal de Jim, perfecto en cada cambio e inflexión de este sólido tramo del recital. La adrenalina sigue a tope y se mantendrá con “Firelight”, ese temazo de “Bloom” que dejó a todos con los pelos erizados. Y, por si fuera poco, la grandiosa y extensa “Graves”, pieza de joyería del disco “In Contact”, deleitó y dio el golpe de gracia, con una interpretación certera, bella y elegante cuando debía serlo, y potente cuando tenía que golpear. La sección a capella, donde Jim se acompaña de algunas voces grabadas, sonó majestuosa, y la parte final, con Sam en trance haciendo aullar a su guitarra y Josh azotando el doble pedal, dejó el ánimo por las nubes. La banda salió del escenario y todo el público se mantuvo gritando emocionado.

El encore llegó con “Dream The Dead”, en una muestra final de todo lo que Caligula´s Horse es capaz de hacer en un solo tema, subiendo y bajando, aniquilando y emocionando sutilmente, todo de un momento a otro, con maestría y una entrega total que queda en la retina. El final fue feliz, el show se pasó volando y la plena sensación de haber vivido un evento único quedó marcada a fuego. Esperemos que el futuro siga sonando esplendoroso, y que regresen cada vez que quieran a nuestro país, donde, de seguro, volverán a ser recibidos como en casa.

Foto @rodrigolagos_c
Written By

Veterinario de profesión, músico y periodista de corazón. Amante del rock y metal, me apasiona leer sobre música, escribir sobre música, escuchar y tocar. Bajista de la banda Bismuto. | Mail: felipe@irock.cl

Destacado

Vestuario Reskt, la piel que todo amante del rock necesita

Conoce a

Insomnium confirma su debut en Chile

Chile

Hammerfall estrena su nuevo single ‘Freedom’

Internacional

Luego de sus shows en Estados Unidos,
Los Desaparecidos se presentan en Casa Conejo

Conciertos

Advertisement

Connect
Suscríbete a #iRockCL